Los Meniscos son almohadillas formadas por fibrocartilago que se encuentran en la rodilla entre el cartílago del fémur y la tibia. Existen 2, el menisco externo o lateral y el menisco interno o medial.

La funcion de los meniscos es actuar como un cojin que amortigua el choque entre los cartílagos y aumentar su congruencia, ya que la forma del cartílago de la tibia no corresponde exactamente a la del femur. De esta manera hay una mejor distribucion de las cargas y se estabiliza la rodilla.

Los meniscos se rompen cuando la rodilla sufre un giro violento, mientras la pierna permanece fija.

Es el menisco interno el más frecuentemente lesionado. En el menisco externo, la lesión más frecuente es el desgarro transversal y casi siempre a nivel del 1/3 medio del cuerpo meniscal.

El menisco discoídeo, se ve casi exclusivamente en el menisco externo y corresponde a una alteración congénita, en que la porción central del menisco no se ha reabsorbido en su desarrollo embriológico.
Las consecuencias derivadas de un menisco desgarrado son:

Dolor.

Sensacion de inseguridad en la rodilla.

Bloqueo de la rodilla.

Atrofia muscular tanto del muslo como gemelos.

A largo plazo desarrollo de artrosis.

El tratamiento es quirurgico mediante artroscopia, pudiendose retirar el menisco roto (meniscectomia), remodelarlo y/o suturarlo.

© 2016 - Dr. Alberto Sadun Traumatología & Ortopedia Artroscopía de Rodilla.

Diseñado por neuidea